Download CHEMTRAILS-La mentira esta ahi fuera.pdf PDF

TitleCHEMTRAILS-La mentira esta ahi fuera.pdf
File Size4.7 MB
Total Pages52
Document Text Contents
Page 1

TABLA DE CONTENIDOS





1. LOS ORIGENES .......................................................................................................................... 2

2. LAS EVIDENCIAS FOTOGRÁFICAS ............................................................................................. 7

3. OTRAS EVIDENCIAS ................................................................................................................ 40

4. Conclusion .............................................................................................................................. 51







CHEMTRAILS
La historia completa de una falsa conspiración

EXTRACTO
CHEMTRAIL es la abreviación de las palabras inglesas
Chemical Trails, o estelas químicas. Da pie a una
teoría de la conspiración que propone que las estelas
de los aviones contienen tóxicos, lanzados por los
gobiernos con la finalidad de reducir la población y
cambiar el clima.

AUTOR
Lorenzo Garcia, editor del blog LA MENTIRA ESTÁ AHÍ
FUERA.



Documento creado para INCEA

Page 2

CHEMAILS LAMENTIRAESTAAHIFUERA.COM 2

1. LOS ORIGENES

Todos los aviones, ya sean de hélice o a reacción, queman carburante en
sus motores. El resultado de esa combustión es dióxido de carbono y
vapor de agua. Dependiendo de las condiciones de humedad y
temperatura del aire en el exterior del avión, el vapor puede disiparse o
condensarse en unas estelas blancas, que no se diferencian en nada a las
nubes tradicionales. La persistencia de esas nubes varía, pudiendo ocurrir
que incluso esa estela sirva como semilla para que en torno a ella se
produzcan condensaciones adicionales.

Pero un día, a alguien se le ocurrió mirar al cielo, y al ver que estaba
surcado de un entramado de estelas de condensación, se le pasó por la
cabeza que esas condensaciones podrían contener algo más que agua.
Quizás un producto químico con oscuras intenciones. Les puso un
nombre: chemtrails, o estelas químicas. Y de ahí hasta nuestros días.

Pero analicemos cómo surgió este hoax.

Aunque todavía no se les llamaban chemtrails, ya aparecieron personas
promulgando sospechas sobre las estelas de condensación en el último
cuarto del siglo pasado. Antes incluso de que se popularizase el “world
wide web”, los creyentes en las teorías de la conspiración se agrupaban
en listas de distribución de correo (lo más parecido a los foros actuales).
Una de esas reliquias la podemos encontrar en un archivo llamado
GENOCIDE.TXT, compartido en la lista de distribución BIOWAR-L en
septiembre de 1997, y que puede recuperarse de una web sobre teorías
de la conspiración, ya desaparecida, aunque por fortuna quedó
almacenada en el archivo web:

http://web.archive.org/web/20010507120647/http://azwest.net/USER/S
LIM/GENOCIDE.TXT

18 de Septiembre de 1997

[…]

Las líneas blancas que llenan nuestros cielos no son estelas de
condensación. Estas líneas se expanden y permanecen en el cielo
durante horas.

Page 26

CHEMAILS LAMENTIRAESTAAHIFUERA.COM 26



C-130 utilizado en la lucha contra plagas de mosquito. Vuelan a baja
altura para liberar el insecticida. Más información aquí.



Sistema de extinción de incendios modular MAFFS montado sobre un C-
130. Más información aquí.

Page 27

CHEMAILS LAMENTIRAESTAAHIFUERA.COM 27



Otra toma del MAFFS siendo montado en el C-130.





El mismo Supertanker de Evergreen que hemos visto ya en otras dos
fotografías anteriores.

Page 52

CHEMAILS LAMENTIRAESTAAHIFUERA.COM 52

Cuando el ejército desclasificó en 1994 la existencia de estas pruebas, la
población de las ciudades implicadas mostró su preocupación por la
repercusión sobre la salud del ZnCdS, y su posible incidencia en el
aumento de casos de cáncer y de otras enfermedades. En respuesta a
estas quejas focalizadas por congresistas de Minneapolis, y senadores de
Minnesota e Indiana, se le encargó al Consejo Nacional de Investigaciones
(NRC) la elaboración de informe evaluando la toxicidad de este producto
químico. El resultado de este informe es que, aunque la toxicidad del
sulfuro de zinc-cadmio no es bien entendida, los niveles a los que la
población fue expuesta no serían graves ni siquiera en el caso de que la
molécula se hubiese descompuesto en una forma de Cadmio soluble en
agua. El exceso de cadmio es dañino para los riñones y para los huesos.

Las partículas de sulfuro de zinc-cadmio respiradas por los habitantes de
las ciudades utilizadas como tubo de ensayo, se acumularon en los
pulmones, aparentemente de forma inerte, aunque se desconoce si la
actividad de los macrófagos puede descomponerlo en formas solubles de
Cadmio.

Esperemos que hayamos aprendido de errores del pasado y que la época
en el que el fin justificaba los medios no se vuelva a repetir.

Similer Documents