Download Ernst Jünger - La emboscadura PDF

TitleErnst Jünger - La emboscadura
Tags State (Polity) Voting Elections Ballot
File Size359.6 KB
Total Pages62
Document Text Contents
Page 2

1) Las preguntas que se nos hacen van simplificándose y exacerbándose.

«Irse al bosque», «emboscarse» - lo que se esconde detrás de esas expresiones no es una

actividad idílica. Antes al contrario, el lector de este escrito habrá de disponerse a emprender una

excursión que da que pensar; una caminata que conducirá no sólo más allá de los senderos

trillados, sino también más allá de los límites de este libro.

La cuestión que aquí se trata es una cuestión medular de nuestro tiempo, es decir, una cuestión

que en todo caso entraña peligros amenazadores. Al igual que lo hicieron en su momento

nuestros padres y nuestros abuelos, también nosotros hablamos mucho de «cuestiones». De

entonces hasta ahora, eso que se denomina en este sentido una «cuestión» ha sufrido ciertamente

cambios significativos. ¿Hemos llegado a cobrar conciencia de esto en grado suficiente?

No quedan tan lejos de nosotros los tiempos en que tales cuestiones eran vistas como grandes

enigmas — como el «enigma del mundo», por ejemplo — y abordadas con optimismo; con un

optimismo que se creía capaz de hallarles solución. Las otras cuestiones, diferentes de éstas, eran

consideradas más bien como problemas prácticos; así, la cuestión femenina o la cuestión social

en general. También de estos problemas se pensaba que eran solucionables, aunque la solución

no se esperaba tanto de la investigación como de la evolución de la sociedad hacia unos órdenes

nuevos.

Entretanto la cuestión social ha quedado resuelta en vastas zonas de nuestro planeta. La sociedad

sin clases ha hecho evolucionar de tal manera esa cuestión, que ésta ha pasado a convertirse más

bien en una parte de la política exterior. Esto no quiere decir, naturalmente, que estén

desapareciendo sin más las cuestiones, como se creyó en los primeros momentos de euforia —

por el contrario, afloran a la superficie otras cuestiones; unas cuestiones distintas de las

anteriores y más candentes que ellas. De una de estas cuestiones vamos a ocuparnos aquí.

2) Llevan a disyuntivas, como lo muestran las elecciones.

El lector habrá hecho ya en sí mismo la experiencia de que la esencia de las «cuestiones» ha

sufrido cambios. Vivimos en unos tiempos en que continuamente están acercándose a nosotros

poderes que vienen a hacernos preguntas; a plantearnos cuestiones. Y esos poderes no están

llenos únicamente de un afán ideal de saber. Al aproximarse a nosotros con sus cuestiones, lo

que de nosotros esperan no es que aportemos una contribución a la verdad objetiva; más aún: ni

siquiera esperan que contribuyamos a la solución de los problemas. A lo que esos poderes

conceden valor no es a nuestra solución, sino a nuestra respuesta a las preguntas que nos hacen.

Esta diferencia es importante. Aproxima la cuestión al cuestionario, el interrogante al

interrogatorio. Eso puede estudiarse bien en la evolución que nos lleva de la papeleta del voto al

folio del cuestionario. La papeleta de voto tiene como objetivo verificar unas relaciones

numéricas y evaluarlas. Pretende averiguar qué es lo que el votante quiere, y el proceso electoral

se orienta a que esa voluntad del votante pueda expresarse con limpieza, sin sujeción a

influencias ajenas. De ahí que la votación vaya acompañada también de un sentimiento de

seguridad y aun de un sentimiento de poder, tal como corresponde a un acto libre de la voluntad

ejecutado en el ámbito del derecho.

Similer Documents