Download Fernando Ulloa - Novela Clínica Psicoanalítica PDF

TitleFernando Ulloa - Novela Clínica Psicoanalítica
TagsPsychoanalysis Sigmund Freud Neurosis Unconscious Mind Theory
File Size11.2 MB
Total Pages331
Document Text Contents
Page 1

#

NOVELA CLÍNICA
PS1CO ANALÍTICA
Historial de una práctica

Fernando O . Ulloa

Paidós Psicología Profunda

Page 165

Hablando de debate, un proceder mayor de la critica, e
“ ral de imprevisibles resultados -y así conviene que sea-,

rpsulta interesante advertir cómo se pasa del silencio necesa­
rio para examinar un texto, propio o ajeno, en ámbito priva­
do al acaloramiento del debate público.

En el marco recoleto de la lectura, es posible crear la suli-
ciente tolerancia a la fluctuación ambigua con que la crítica
entrecruza el juicio sobre un texto y el examen curioso de las
condiciones de su producción; una curiosidad que motoriza
más el deseo de saber acerca de lo nuevo que el de defender lo
ya conocido. Esto no acontece en el debate público, donde la
curiosidad no tiene tanto espacio para motorizar la crítica en
procura de un conocimiento inexistente aún. Se diría que el
acaloramiento del debate promueve más la tentación de ape­
garse a lo conocido.

Entonces, no es dable esperar que en la perentoriedad de
un debate se den condiciones semejantes a las que existen en
el marco de una lectura crítica, que permite hacer funcionar
la herramienta de la ambigüedad tolerada -todo el tiempo
necesario- hasta acceder a un conocimiento no ambiguo.

La lectura es propicia para que el crítico ponga en ju eg o la
incum bencia de sus conocim ien tos teóricos y su práctica , y en
un segundo plano, el su bsu elo em ocional donde se asientan
dichos conocim ientos.

Por el contrario, en el debate es probable que ese orden se
invierta y resulte m ás evidente ese subsuelo em ocional, lo cual
llega a teñ ir fuertem ente el d iscu rso frente al público. M ás
que producciones elaboradas, habrá de aparecer un con ju nto
de borradores provisorios. En esto se afirm a precisam en te el
beneficio de la d iscusión crítica , cuando verdaderam en te lo
es; desde la exaltación del que defien de lo propio, o del que
exam ina críticam en te lo suyo, se irá restab lecien do el su jeto
crítico quizás hasta en ton ces ausente. Es posib le que en el
calor de la d iscusión su ija n las d istin tas variab les prop ias de
la toma de posición. A sí, a lgu ien puede m ostrarse cen tin ela
apostado para defen der su puesto. O tro apostará , con el r ies­
go propio de la vehem encia , a una posición sin dem asiado fu n ­
dam ento, hasta deven ir apóstata de su línea hab itua l de pen ­
sam iento, no sosten ido en la ocasión en una vá lida m utación

167

Page 166

del mismo. Apostando, apostar, a p ósta ta son d is t in ta s varia ­
bles etimológicas del término p osic ión , c o n ju g a d a s en la em o­
ción de un debate.

D e hecho, este con ju n to de b o rra d o re s d e sp ro lijo s repre­
sen ta la op ortu n id a d de a v a n z a r u na rea lid a d c r ít ica con s­
tru ida co lectiv a m en te . E sta co n s tru cc ió n tal vez sea m ás v ia ­
ble para q u ien es a s is ten , q u izá co m o te s t ig o s ca lla d o s , a lo
qu e está en d iscu sión . T e s t ig o s q u e se b e n e fic ia rá n al ocu p a r
una p osic ión s im ila r a la q u e t ie n e el c r ít ico cu a n d o lee un
texto, b en e fic io c o m p a ra b le al del c lín ico u b ica d o en un punto
de fa cilida d re la tiv a , p os ic ión a lg o e x cé n tr ica al ca m p o , pero
no ex tern a a él.

E s p os ib le q u e e s ta s itu a c ió n d e te s t ig o sea recu p era d a
d esp u és de la d is cu s ió n , p o r to d o s a q u e llo s q u e p a rtic ip a ron
a ctiv a m en te y se re t ira ro n n o d e m a s ia d o c o m p ro m e tid o s con
sus h erid a s o su s p o s ic io n e s d e c e n t in e la s , de apostadores o
de apóstatas, es d e c ir a q u e llo s q u e lo g ra ro n re cu p e r a r c ierta
fluctuación cu r io sa p o r lo q u e e s ta b a en d is cu s ió n . E sto será
más factible si se h a g a r a n t iz a d o un p ro c e d e r c r it ic o q u e . en
el curso mismo del d e b a te , a lc a n ce u n a e fica c ia m o d ifica d o ra
sobre la realidad en juego y especialmente s o b re la rea lid a d
subjetiva de los participantes. Me o c u p o d e e s to c u a n d o h ab lo
de “seguridad psíquica”, designación no muy a fo r tu n a d a , pero
que terminó por acuñar costumbre en mí. Señala aquella si­
tuación lograda en ardua conducción clínica, en la que la to r ­
peza o el acierto de cada uno remiten a la propia experiencia
universal de torpezas y habilidades.

La transformación operada en los panelistas de una mesa
redonda, cuando han tenido la oportunidad de usar las he­
rramientas criticas, antes y durante el debate, ilustra bas­
tante lo que suele acontecer en una institución, toda vez que
el analista a cargo de la intervención logra conducir una ela­
boración ajustada al análisis crítico. Para ello, su primer cui­
dado apuntará a resolver la coartación de los sujetos, indis­
pensable para una discusión critica.

Los cuidados a los que aludo para alcanzar esta meta giran
en tomo a lograr que retroceda la intimidación latente o explí­
cita, causa importante de esa coartación, para restablecer así
una resonancia íntima semejante a aquella en la que los pane-

168

Page 330

Biblioteca uc i' ^ i l u l u u i a R K U H JN D A
l llliw n filu lm

148. D. N. Stern - El mundo interper­
sonal del infante

149. L. Kaneyper - Resentimiento y
remordimiento

150. M. Moscovici - La sombra del
objeto

151. J. Klauber - Dificultades en el
encuentro analítico

152. M. M. R. Khan - Cuando llegue
la primavera

153. D. W. Winnicott - Sostén e inter­
pretación

154. O. Masotta - lecturas de psicoa­
nálisis. Freud, Lacan

155. L . Homstein y otros - Cuerpo,
historia, interpretación

156. J. D. Nasio - El dolor de la his­
teria

157. D. W. Winnicott - Exploraciones
psicoanalíticas II

158. E. Nicolini y J. Schust - El
carácter y sus perturbaciones

159. E. Galende - Historia y repeti­
ción

160. D. W. Winnicott - Im naturaleza
humana

161. E. Laborde-Nattale - La videncia
y el inconsciente

162. A. Green - El com plejo de
castración

163. J.McDougall - A legato por una
cierta anormalidad

164. M. Rodulfo - El niño del dibujo
165. T. Brazelton y otro - Di relación

más temprana
166. R. Rodulfo - Estudios clínicos
167. P. Aulagnier - Los destinos del

placer
168. L. Homstein - Práctica psico-

analítica e historia
169. P Guitón - Lo puberal

170. D. Schoffer y E. Wechsler - La
metáfora milenaria

171. C. Sinay Millonschik - El psico-
análisis, esa conjetura.

172. C. G. Jung - Psicología y
educación

173. D. W. Winnicott - El hogar,
nuestro punto de partida

174. D. W. W innicott - Los procesos
de maduración y el ambiente
facilitador

176. R. Andcrson (comp.) -
Conferencias clínicas sobre
Klein y Bion

177. P.-L. Assoun - Introducción a la
metapsicologia freudiana

178. O. Fernández Mouján - La
creación como cura

179. O. F. Kembcrg * La agresión en
las perversiones y en los
desórdenes de la personalidad

180. C. Bollas - Ser un personaje
181. M. HekieryC. Miller*Am>re.rM-

bulimia: deseo de nada
182. L. J. Kaplan - Perxersiones

femeninas
183. E. C. Merca - Di extensión del

psicoanálisis
184. S. Bleichmar (comp.) - Tempo­

ralidad. determinación, azar
185. i. E. Milmaniene - El goce y la

ley „ .
186. R. Rodulfo(comp.) - Trastornos

narcisistas no psicóticos
187. E. Grassano y otros - El escenario

del sueño
188. F. Nakhla y G. Jackson -

Juntando los pedazos
189. a.-M. Merle-Béral - El cuttpo

de la cura
|9I. F.O.Ulloa. NovelacUmcoP»

aHinidítica

335

Page 331

ste libro comenzó como una mirada
psicoanalítica de la numerosidad
social, y finalmente resultó la
expresión en un estilo clínico trabajado
por experiencias sociales, personales y
del oficio.

Presenta el humor conjetural y la narración clínica
como herederos de la novela familiar neurótica con
que el niño ensayó (como pudo) subjetividad.
El propio análisis, en tanto condición irrenunciable
de quien ha arribado a finales en un dispositivo
transferencial, así como la teorización
metapsicológica hecha aforismo o escritura, son
indispensables para estar psicoanalista en campos
sociales donde se es convocado (o tolerado) pero no
demandado en función interpretativa.
La tragedia superada en drama, la amistad en su
forma "extranjera", la mortificación hecha cultura
contemporánea son temas de este trabajo.
El autor confiesa desde esta contratapa, terminado
el libro, cierta superación autocrítica.
¿Será que la contratapa (como tercer prefacio) es
ocasión contratransferencial frente a propios
escritos? Es una de las tesis sostenidas.

Fernando O. Ulloa es médico y psicoanalista
disidente de APA en 1971, desde "Documento".
Ex profesor de la Facultad de Psicología de la UBA,
intenta sostener su práctica en el abordaje
psicoanaUtico de las instituciones asistenciales
y en derechos humanos.

Similer Documents