Download Louis Hjelmslev Sistema Lingüístico y Cambio Lingüístico 1976 PDF

TitleLouis Hjelmslev Sistema Lingüístico y Cambio Lingüístico 1976
TagsLinguistics Ciência Dialect
File Size7.5 MB
Total Pages281
Table of Contents
                            SISTEMA LINGÜÍSTICO Y CAMBIO LINGÜÍSTICO
	NOTA DEL TRADUCTOR
	PRÓLOGO DE LOS EDITORES
	ABREVIATURAS
	INTRODUCCIÓN
		I
		II
		III
	EL SISTEMA GRAMATICAL
		IV
		V
		VI
		VII
		VIII
		IX
	EL SISTEMA FONEMÁTICO
		X
	EL SISTEMA SEMÁNTICO
		XI
	CONCLUSIÓN
		XII
	TÉRMINOS DANESES Y SUS CORRESPONDIENTES ESPAÑOLES
	ÍNDICES
		ÍNDICE DE AUTORES CITADOS
		ÍNDICE DE LENGUAS CITADAS
		ÍNDICE DE MATERIAS
		ÍNDICE GENERAL
                        
Document Text Contents
Page 1

LOUIS HJELMSLEV

" ,
SISTEMA LINGUISTICO

" ,
y CAMBIO LINGUISTICO

VERSIÓN ESPA~OLA DE

BERTA PALLARES DE R. ARIAS

BIBLIOTECA ROMÁNICA HISPÁNICA

EDITORIAL GREDOS

MADRID

Page 2

LoUIS HJBLMSLEV

SISTEMA LINGtl':tSTICO y CAMBIO
LINGtl':tSTICO


Investiga Louis Hjelmslev -todavía

no formada la glosemática- las rela-
ciones entre estado (o sistema) lingüís-
tico y cambio lingüístico. ¿ Qué es lo
esencial en una lengua: const~tuir un
todo organizado, normativo, o sufrir
continuas transformaciones históricas
para adaptarse a nuevas necesidades?
Problema eterno, zanjado casi siempre
a favor de la concepción sistemática
(salvo en el siglo XIX, cuando la l~n­
güística histórico-comparada no tenía
ojos sino para los cambios). Hjelmslev
se siente vivir en UI.!a época crítica;
hasta Saussure había sentado como
una antinomia la incompatibilidad ab-
soluta entre lo sincrónico y lo diacró-
nico. Pero nada arredra al lingüista da-
nés. Tiene que demostrar dos cosas:
hasta qu~ punto es sistemática la na-
turaleza de la lengua, y si los cambios
se deben a causas interiores o exterio-
res.

Frente al habla, la lengua se erige
como institución supraindividual, so-
cial, con normas o leyes propias. No es
el anárquico azar quien la domina,
sino la forma, configuradora de mate-
riales lingüísticos y no lingüísticos. En
sus tres campos -gramática, fonética,
semántica-, las unidades respectivas
aparecen dependientes unas de otras,
trabadas por relaciones fijas (oposicio-

(P4S4 a la solalXl sigr.dente)

Page 140

140 Sistema y cambio lingüísticos

Según la idea corriente la significación de la categoría
del números equivale a número, la oposición entre uno o
varios expresada por el singular para uno y por el plural
para varios 21. Existe una gran parte de lenguas en las que
además del singular y el plural se encuentran uno o varios
números: un dual, un trial, un cuatral. Pero esto no hace
oscilar necesariamente, la opinión tradicional: tenemos sim-
plemente relaciones de oposición más complicadas, entre
uno, dos, tres, cuatro y más.

Naturalmente sería una objeción barata decir, frente a
la opinión tradicional, que no existe dentro de la lengua una
opinión matemática o lógica de este tipo. Si a título de
ensayo establezco la zona de significado del numerus como
basada en la oposición unidad-pluralidad:

unidad

O

pluralidad,

y aplicamos la teoría del sistema de que he dado cuenta en
la última conferencia, entendemos inmediatamente que por
ejemplo en danés puede decirse no solamente een sten 'una
piedra' y flere stene 'varias piedras', sino también mange
sien 'muchas piedras' 22:

21 N. del T. En algunos casos se nos ha planteado problema entre
la elección de numerus/número. Hemos preferido mantener numerus
para la categoría gramatical y número real para cantidad, sobre todo
en los casos en que nos parecía necesario para la claridad del texto. En
danés existe la distinción entre numerus y tal 'número, cantidad', en
espafiol resultaría poco claro -el número [cantidad] de número [ca-
tegoría]».

Así damos a tal la traducción de 'número real' guardando numerus
para cuando se trata de la categoría.

22 N. del T.: sten 'piedra' en singular o con valor colectivo.

Page 141

El sistema gramatical 141

ce pluro A'2J sing.

También podríamos transigir con que el llamado dual no
siempre designe el número dos; el dual tiene distintas sig-
nificaciones y distintos empleos en lenguas que tienen un
dual y en algunas de ellas se emplea realmente el dual para
denotar un número real pequeño; se ha dicho que no es un
dual sino un paucalis, un paucal, una minoría, lo que se da
en este caso; así pues, no se trata de una notación matemá-
tica exacta sino de un significado más vago, que puede ser·
vir si, según nuestro sistema, lo definimos como r:

con el peso en la que no es una unidad ni una clara plu-
ralidad.

Por consiguiente no existe en principio obstáculo grave
para admitir que la significación de numerus es número real.
Pueden citarse sin embargo muchos ejemplos que muestran
que no se puede permanecer tranquilo con esta noción de
'número real' oposición entre unidad y pluralidad como la
esencial y fundamental en la significación del numerus 24. Ya
es difícil de llevar a cabo respecto de la oposición danesa
entre rigdom 'riqueza' y rigdomme 'riquezas'. Hace falta
cierta sofistería para probar que cuando decimos rigdomme

23 [El manuscrito tiene aquí ~o]
24 ero Dtto Jespersen: nosotros no es = 'varios yo'. sino = 'yo y al-

gunos otros' o

Page 281

(Viene de la solapa anterior)

,
nes, equivalencias) que les aseguran su
puesto y función dentro del conjunto.
Pero el verdadero núcleo o «santuario»
de la lengua es la gramática, no sólo
por su perfecta sistematización, sino
por englobar las categorías lingüísti.
cas (comparación, género, número, ca·
so, etc.), cada una con una significa·
ción fundamental que desentrañará
valientemente nuestro autor. Ejemplos
comparativos de muchas lenguas, espe·
cialmente las indoeuropeas y fino-ugras,
dan base a estas teorías de gramática
general. Y así se fundamenta también
la tesis principal, es decir, que los
cambios lingüísticos más profundos,
los' que afectan al sistema (no ya a la
norma o el uso), brotan del sistema
mismo y no de fuera, a causa de cier·
tas predisposiciones dirigidas hacia un
optimum ideal. Entre sistema y cam·
bios hay mutua interdependencia, no
la incompatibilidad que decía Saussure.

Hjelmslev quiso hacer de la lingüís·
tica una ciencia autónoma, libre de
arrastres lógicos o psicológicos. Buscó
con fe lo puramente lingüístico, apli·
cando un método que se encarama des·
de lo palpable a lo más y más abstrac·
too Porque en la abstracción veía la
honda realidad oculta, yen la sistema·
tización el palpitar mismo de la vida.
Recojamos unas palabras suyas, casi
un autorretrato: «El nervio de la
ciencia no es tradición, sino pensa·
miento independiente». Esa indep~n·
dencia le hizo descubrir un día la
felicidad de los planos simétricos y de
la coherencia absoluta.

Similer Documents