Download Nacho Seixo - Prehistoria Antigua de La Península Ibérica_0 PDF

TitleNacho Seixo - Prehistoria Antigua de La Península Ibérica_0
TagsArchaeology Homo Sapiens Homo Neanderthal Pleistocene
File Size478.8 KB
Total Pages60
Table of Contents
                            3. Paleoantropología de la península Ibérica
	3.1. Introducción
		3.1.1. La península Ibérica
		3.1.2. El valor documental de los fósiles humanos
	3.2. Primeras ocupaciones humanas en Iberia
		3.2.1. Yacimientos de la cuenca de Guadix-Baza y Cueva Victoria
		3.2.2. Sima del Elefante (sierra de Atapuerca)
		3.2.3. Nivel TD6 de la Gran Dolina (sierra de Atapuerca)
	3.3. Poblaciones del Pleistoceno Medio asociadas al Modo 2
		3.3.1. El origen del clado neandertal
		3.3.2. Sima de los Huesos (sierra de Atapuerca)
		3.3.3. Complejo Galería-Tres Simas (sierra de Atapuerca)
		3.3.6. Otros restos del Pleistoceno Medio
	3.4. Los neandertales ibéricos
		3.4.1. El Sidrón (Asturias)
		3.4.2. Sima de las Palomas (Murcia)
	3.5. Los humanos del Paleolítico Superior en Iberia
	3.6. El registro paleogenético en Iberia
4. Paleoetnografía de las comunidades paleolíticas de la península Ibérica
	4.1. El Paleolítico Inferior
		4.1.1. Modos de poblamiento: Los primeros nómadas al aire libre
		4.1.2. Hábitos de subsistencia: Del cazador poderoso al carroñero oportunista
		4.1.3. Costumbres sociales: Más interrogantes que respuestas
	4.2. El Paleolítico Medio
		4.2.1. Modos de poblamiento: Entre cubiles animales y hogares humanos
		4.2.2. Economía y alimentación: El neandertal, ¿un cazador oportunista o un cazador especializado?
		4.2.3. La genética del hábito social: El triste destino de unas bandas endogámicas
	4.3. El Paleolítico Superior
		4.3.1. Los primeros sapiens: De la tranquilidad auriñaciense al despertar gravetiense
		4.3.2. Territorio y poblamiento: Nómadas, campamentos-base y cazaderos
		4.3.3. Prácticas de subsistencia: Cruentas matanzas catastróficas y pacífica recolección de moluscos
		4.3.4. Hábitos sociales: Bandas igualitarias y solidarias
5. El Paleolítico Inferior en la península Ibérica
	5.2. Límites cronológicos y periodización interna
		5.2.1. Límites cronológicos
		5.2.2. Paleolítico Inferior Arcaico
		5.2.3. Paleolítico Inferior Clásico
	5.3. Los primeros pobladores de la península Ibérica
	5.4. El Paleolítico Inferior Clásico en la península Ibérica
		5.4.1. El Achelense peninsular: problemas de cronología y sistematización
		5.4.2. Sistematización del Achelense peninsular
		5.4.3. Distribución geográfica del Achelense peninsular
	5.5. Medios de vida y subsistencia en el Paleolítico Inferior ibérico
		5.5.1. Medios de vida y subsistencia de los primeros pobladores peninsulares
		5.5.2. El primer poblamiento ibérico: ¿continuidad o ruptura?
		5.5.3. Medios de vida y subsistencia del Achelense peninsular
		5.5.4. La continuidad del poblamiento achelense en el Pleistoceno Superior
6. El Paleolítico Medio
	6.1. Introducción
	6.2. Características generales
	6.3. Cronología, periodización y medio ambiente
		6.3.1. Paleolítico Medio Antiguo (PMA)
		6.3.2. Paleolítico Medio Clásico (PMC)
		6.3.3. Musteriense Final (MF)
	6.4. Los restos materiales
		6.4.1. Cadena operativa: tecnología y tipología
	6.5. El tipo humano
	6.6. Reparto espacial: los principales yacimientos
		6.6.1. El norte peninsular
		6.6.2. Levante y Andalucía
		6.6.3. Fachada atlántica
		6.6.4. Interior peninsular
	6.7. Los modos de vida
		6.7.1. Los grupos humanos
		6.7.2. Los asentamientos
		6.7.3. La subsistencia
	6.8. Desarrollo del simbolismo
		6.8.1. El habla
		6.8.2. Los enterramientos
		6.8.3. Antropofagia
		6.8.4. Los adornos y el arte
7. La transición desde el Paleolítico Medio y los inicios del Paleolítico Superior
	7.2. El marco paleoambiental
	7.3. Teoría de la transición Paleolítico Medio – Paleolítico Superior
	7.4. Los marcadores arqueológicos del comportamiento moderno
	7.5. Los últimos neandertales
		7.5.1. El Musteriense Final y el Paleolítico Superior
		7.5.2. El Chatelperroniense
		7.5.3. La desaparición de los neandertales
	7.6. Los primeros humanos anatómicamente modernos
		7.6.1. El Auriñaciense
			7.6.1.1. El Auriñaciense Arcaico (Auriñaciense 0)
			7.6.1.2. El Auriñaciense Antiguo (Auriñaciense I)
			7.6.1.3. El Auriñaciense Evolucionado (Auriñaciense II)
	7.7. La generalización del Paleolítico Superior
		7.7.1. El Gravetiense
			7.7.1.1. El Gravetiense cantábrico
			7.7.1.2. El Gravetiense mediterráneo
			7.7.1.3. El Gravetiense portugués
	7.8. Los modos de vida del Paleolítico Superior Inicial
		7.8.1. Los asentamientos
		7.8.2. La subsistencia
		7.8.3. Desarrollo del simbolismo
			7.8.3.1. Los enterramientos
			7.8.3.2. El arte mueble
			7.8.3.3. El arte rupestre
8. El Solutrense en la península Ibérica
	8.1. Introducción
		8.1.1. Definición y marco espacio-temporal del período
		8.1.2. La investigación sobre el Solutrense en el ámbito peninsular
	8.2. Marco ambiental
	8.3. El registro peninsular: origen, áreas y etapas
		8.3.1. Origen del Solutrense peninsular
		8.3.2. Distribución de yacimientos a lo largo de la península Ibérica
		8.3.3. Las etapas del Solutrense peninsular
	8.4. Rasgos culturales de las sociedades de cazadores solutrenses
		8.4.1. ¿Incremento demográfico?
		8.4.2. Prácticas económicas de los grupos solutrenses
		8.4.3. Elaboración y uso del utillaje solutrense
		8.4.4. Los hábitats, el arte y otros aspectos culturales
9. El Magdaleniense
	9.1. Introducción
	9.2. La investigación sobre el Magdaleniense en el ámbito peninsular
	9.3. Características generales del período
	9.4. Las sociedades de cazadores magdalenienses y su cultura material
		9.4.1. El Magdaleniense de la costa cantábrica
			9.4.1.1. Magdaleniense Arcaico
			9.4.1.2. Magdaleniense Inferior
			9.4.1.3. Magdaleniense Medio
			9.4.1.4. Magdaleniense Superior y Final
		9.4.2. El Magdaleniense mediterráneo
	9.5. Prácticas económicas
	9.6. Los hábitats y otros aspectos culturales
	9.7. El gran desarrollo artístico
10. Paleoetnología de las comunidades mesolíticas de la península Ibérica
	10.1. Mesolítico y cazadores-recolectores complejos
	10.2. Las conductas territoriales
		10.2.1. El patrón de poblamiento litoral
	10.3. Subsistencia y alimentación
		10.3.1. La “economía de amplio espectro”
		10.3.2. La intensificación de los recursos-r
		10.3.3. ¿Existió almacenamiento de alimentos?
	10.4. Las costumbres sociales
	10.5. Tres maneras de comprender el Mesolítico
		10.5.1. La naturaleza impone sus normas: Teoría ambientalista
		10.5.2. El perenne aumento poblacional: Teoría demográfica
		10.5.3. ¿Por qué no reivindicar la solidaridad?: Teoría socio-cultural
11. Epipaleolítico y Mesolítico de la península Ibérica
	11.0. Introducción
	11.1. El Epipaleolítico de la península Ibérica
		11.1.1. El Aziliense
		11.1.2. El Epipaleolítico Microlaminar
	11.2. El Mesolítico de la península Ibérica
		11.2.1. El Mesolítico de Muescas y Denticulados
		11.2.2. El Asturiense
		11.2.3. El Mesolítico Postaziliense con Geométricos
		11.2.4. Los Concheros Portugueses
		11.2.5. El Mesolítico Geométrico
12. El arte mueble paleolítico
	12.1. Introducción
	12.2. La naturaleza del arte mueble peninsular
		12.2.1. Las materias primas y los tipos de objetos
		12.2.2. Las técnicas de realización
		12.2.3. Los temas tratados y el imaginario mobiliar
	12.3. El reparto cronológico, las convenciones y los objetos
		12.3.1. El Musteriense
		12.3.2. Paleolítico Superior Inicial
		12.3.3. El Solutrense
		12.3.4. El Magdaleniense
	12.4. El reparto geográfico y las grandes colecciones
		12.4.1. El Cantábrico
		12.4.2. El interior peninsular y Portugal
		12.4.3. Cataluña y el valle del Ebro
		12.4.4. Levante y Andalucía
13. El arte rupestre paleolítico de los cazadores-recolectores de la península Ibérica
	13.0. Introducción
	13.2. Soportes y técnicas
		13.2.1. Soportes
		13.2.2. Técnicas
	13.3. Categorías temáticas
		13.3.1. Signos
		13.3.2. Zoomorfos
		13.3.3. Antropomorfos
		13.3.4. Manos
		13.3.5. Seres híbridos
		13.3.6. Asociaciones y escenas
	13.4. Cronología
		13.4.1. El sistema crono-estilístico de BREUIL
		13.4.2. El sistema crono-estilístico de LEROI-GOURHAN
	13.6. Aproximación al significado
		13.6.1. El arte por el arte
		13.6.2. La magia de la caza y de la fecundidad
		13.6.3. Las teorías estructuralistas
		13.6.4. El chamanismo
			Bibliografía
                        
Document Text Contents
Page 1

Prehistoria Antigua
de la Península Ibérica

Resumen

Nacho Seixo

UNED
Grado en Geografía e Historia

Curso 2014-2015

Page 2

CC BY-NC-SA 2015 Nacho Seixo ([email protected])

Este trabajo consiste en un resumen del contenido de la asignatura Prehistoria Antigua de la Península Ibérica, correspondiente al
tercer curso del Grado en Geografía e Historia de la UNED (http://portal.uned.es/), según el plan de estudios 2014-2015. Para su
elaboración, he seguido el guion oficial de la asignatura, si bien he obviado algunos epígrafes que considero de mera lectura
complementaria. Me he basado principalmente en el manual recomendado por el Equipo Docente de la asignatura y coordinado
por MENÉNDEZ (2012), pero ampliando/aclarando algunas cuestiones por el resto de la “Bibliografía” indicada al final.

Obra registrada en Safe Creative (http://www.safecreative.org/work/1510155492135) bajo una licencia de Creative Commons
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional (http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/) y producida
exclusivamente con herramientas de software libre (http://www.gnu.org/philosophy/free-sw.es.html): sistema operativo GNU/Linux
(http://es.wikipedia.org/wiki/GNU/Linux), procesador de textos LibreOffice Writer (http://www.libreoffice.org/discover/writer/) y
fuentes tipográficas GNU FreeFont (https://www.gnu.org/software/freefont/) y Google Crosextra Fonts Carlito
(http://commondatastorage.googleapis.com/chromeos-localmirror/distfiles/crosextrafonts-carlito-20130920.tar.gz). El dibujo de
portada representa un cráneo neandertal y ha sido cedido al dominio público (https://openclipart.org/detail/1060/
amud-skull-black-and-white) por sus autores José-Manuel Benito (obra original) y Liftarn (obra derivada).

http://www.safecreative.org/work/1510155492135
https://openclipart.org/detail/1060/amud-skull-black-and-white
https://openclipart.org/detail/1060/amud-skull-black-and-white
https://openclipart.org/detail/1060/
http://commondatastorage.googleapis.com/chromeos-localmirror/distfiles/crosextrafonts-carlito-20130920.tar.gz
http://commondatastorage.googleapis.com/
https://www.gnu.org/software/freefont/
https://www.gnu.org/
http://www.libreoffice.org/discover/writer/
http://es.wikipedia.org/wiki/GNU/Linux
http://www.gnu.org/philosophy/free-sw.es.html
http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/
http://portal.uned.es/
mailto:[email protected]
http://www.safecreative.org/work/1510155492135
http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/
http://www.gnu.org/philosophy/free-sw.es.html
http://es.wikipedia.org/wiki/GNU/Linux

Page 30

Pág. 30 ∙ Prehistoria Antigua de la Península Ibérica. Resumen ∙ Nacho Seixo

‒ Emergencias cognitivas y conductuales necesarias para la simbolización: lenguaje articulado
complejo (de nivel metafórico, que sustente la explicación social de los procesos simbólicos),
autoconciencia individual y de grupo, planificación del tiempo y el espacio a largo plazo y
capacidad para modificar rápidamente conductas ante nuevos problemas.

Lógicamente, todas estas novedades no aparecen de golpe, pues algunas de ellas están presentes
ya en grupos neandertales (como los adornos personales) y otras no cristalizarán hasta el
Paleolítico Superior (como el arte mueble y rupestre).

7.5. Los últimos neandertales

Desde 50 ka BP, la población neandertal disminuyó considerablemente y tendió a localizarse en
el sur de Europa. Desde 35 ka BP, existen tres grandes áreas habitadas por neandertales: las
costas del mar Negro, los Balcanes, las penínsulas Itálica e Ibérica y la costa atlántica francesa.
Los últimos neandertales, datados hacia 28 ka BP, estuvieron refugiados en Iberia.

7.5.1. El Musteriense Final y el Paleolítico Superior

El MF agrupa aquellos yacimientos que mantienen tradiciones culturales musterienses
durante el Paleolítico Superior (40-28 ka BP). La existencia de algunos supuestos puntos
de contacto entre grupos musterienses y auriñacienses en Cantabria (El Castillo) y
Cataluña (L’Arbreda) plantean posibles modelos de convivencia entre ambos mundos.
Fuera de estos puntos de contacto, existen muchos grupos musterienses que continúan
manteniendo la esencia del comportamiento neandertal, aunque con algunas
innovaciones en el Cantábrico. Los yacimientos del MF de norte peninsular suelen
ubicarse en zonas de montaña (El Esquilleu en Cantabria y Cova Gran en Cataluña),
mientras que en el sur aparecen tanto en el interior (Cova Negra en Valencia y Zafarraya
en Málaga) como en la costa (Gorham’s Cave en Gibraltar). Pero existen yacimientos
del MF repartidos por toda la Península, incluyendo la Meseta y destacando las áreas
portuguesas de la desembocadura del Tajo y el Algarve.

7.5.2. El Chatelperroniense

El Chatelperroniense constituye un modelo cultural transicional, equivalente al
Ulluziense en Italia y Grecia. Se caracteriza por una industria que, junto al utillaje
típicamente musteriense (raederas, etc.), presenta algunos útiles del Paleolítico Superior,
especialmente las “puntas de Chatelperron” (puntas sobre hojas de dorso curvo formado
por retoque abrupto). Estas piezas son numerosas en Francia, pero muy escasas en la
península Ibérica. Todos los yacimientos ibéricos definidos como chatelperronienses
están en el norte (A Valiña en Lugo, Güelga en Asturias, Ekain en el País Vasco y
Ermitons en Cataluña), pero la escasez de puntas de Chatelperron y la ausencia de restos
humanos hacen que sean de adscripción cultural discutida.

Los yacimientos chatelperronienses presentan cronologías algo más limitadas que los del
MF (40-32 ka BP) y en Francia han sido asociados a restos neandertales, por lo que esta
cultura ha sido interpretada como una variante musteriense instalada en el Paleolítico
Superior, bien influida por los grupos auriñacienses, bien como resultado de avances
cognitivos propios del neandertal y previos a la llegada de los primeros humanos
modernos (ya que algunos yacimientos podrían ser anteriores a esta). FINLAYSON ha
propuesto una explicación ecológico-funcionalista: dado que todas las culturas
transicionales ocupan ámbitos de frontera entre bosques y praderas, serían la respuesta
adaptativa a nuevas estrategias de caza (las puntas de Chatelperron y las primeras
azagayas como armas arrojadizas para cazar a distancia en espacios abiertos).

Page 31

Nacho Seixo ∙ Prehistoria Antigua de la Península Ibérica. Resumen ∙ Pág. 31

7.5.3. La desaparición de los neandertales

Hemos visto que en Iberia se constata el proceso de neandertalización desde 350 ka BP,
que la nueva especie se consolida y extiende por Europa entre 128 y 40 ka BP y que sus
últimos representantes se extinguen de nuevo en Iberia hacia 28 ka BP. Los estudios
genéticos indican que, antes de la llegada de los primeros humanos modernos,
la población neandertal era ya escasa (unos 10 000 individuos en toda Europa) y de
baja diversidad genética, lo que indica que la especie autóctona podría tener ya los días
contados. A estas causas endógenas pudieron añadirse otras exógenas, como la aparición
de una nueva especie compitiendo por los mismos recursos en el mismo territorio, que
terminaría con la derrota de la menos eficiente. Esta competencia se ha planteado según
diversos modelos, que van desde el violento genocidio hasta la pacífica hibridación
(aunque los estudios genéticos descartan la hibridación como fenómeno generalizado).

También se ha planteado la desaparición del neandertal como resultado de la mala
adaptación de unos grupos reducidos y aislados al brusco cambio climático que se
produjo al final de su ciclo vital (inicio del máximo glacial Würm IV hacia 28 ka BP),
más que a la competencia con los humanos modernos. No obstante, debe valorarse que
el neandertal, antes de su extinción, se adaptó con éxito a un paisaje y un clima
cambiantes durante decenas de milenios.

7.6. Los primeros humanos anatómicamente modernos

Estudios genéticos de poblaciones humanas actuales de todos los continentes muestran un
origen único en África hacia 200 ka BP. La arqueología ha detectado la presencia del Homo
sapiens en Próximo Oriente hacia 80 ka BP, donde pudo haberse cruzado con neandertales
(hasta un 4% según los datos genéticos actuales). A partir de ahí, el humano moderno se habría
expandido a Asia (hacia 60 ka BP), Australia (hacia 50 ka BP) y Europa (hacia 40 ka BP). La
teoría mayoritaria es que Europa fue colonizada en un período de unos 5000 años (40-35 ka
BP) y siguiendo dos vías: la mediterránea hacia la península Ibérica y la danubiana hacia
Centroeuropa. Tradicionalmente se pensaba que esta colonización había traído de fuera la
cultura auriñaciense, pero hoy parece que esta fue configurándose en Europa desde 40 ka BP.
No existen restos humanos modernos (ni tampoco neandertales) para las industrias
auriñacienses comprendidas entre 40 y 30 ka BP, pero sí una gran proliferación de los
marcadores arqueológicos del comportamiento moderno.

7.6.1. El Auriñaciense

La cultura auriñaciense (40-28 ka BP) se caracteriza por una industria netamente
diferenciada de la musteriense, con soportes laminares y con una tipología más variada y
eficiente. Incorpora materia prima orgánica (hueso y asta) y utiliza microlitos para
fabricar útiles compuestos. La mejor gestión del espacio y el desarrollo del simbolismo
(arte mueble y rupestre) evidencian avances cognitivos importantes, todo ello con
significativas diferencias regionales tanto materiales como de periodización interna.

7.6.1.1. El Auriñaciense Arcaico (Auriñaciense 0)

La industria lítica mantiene un alto porcentaje de útiles musterienses,
junto con piezas características: raspadores en hocico, hojas auriñacienses
(láminas de retoque escamoso, a veces estranguladas) y hijitas Dufour
(laminillas de retoque abrupto). Además, comienza la industria ósea
estandarizada, con la azagaya de base hendida.

Existen ejemplos de Auriñaciense 0 en el Cantábrico (Cueva del Conde en
Asturias, Cueva Morín en Cantabria y Labeko Koba en el País Vasco) y
Cataluña (L’Arbreda), todos ellos datados hacia 40 ka BP y sobre estratos

Page 59

Nacho Seixo ∙ Prehistoria Antigua de la Península Ibérica. Resumen ∙ Pág. 59

13.6.4. El chamanismo

CLOTTES y LEWIS-WILLIAMS defienden la tesis chamánica en base a dos
argumentos: el neuropsicológico (el sistema nervioso humano puede generar estados de
conciencia alterada) y el etnológico (el chamanismo está documentado en comunidades
cazadoras-recolectoras de todo el mundo). El origen del chamán estaría en la necesidad
de racionalizar el acceso a los estados alterados de conciencia.

Page 60

Pág. 60 ∙ Prehistoria Antigua de la Península Ibérica. Resumen ∙ Nacho Seixo

Bibliografía

‒ MENÉNDEZ, M. (coord.) (2012): Prehistoria Antigua de la Península Ibérica. UNED. Madrid.

‒ MENÉNDEZ, M.; RIVERA, Á. (2012): “Las conductas simbólicas en el Paleolítico. Un intento de
comprensión y análisis desde el estructuralismo funcional”. En Espacio, Tiempo y Forma, núm. 4,
pp. 11-41. UNED. Madrid.

‒ EIROA, J. J. (2009): Nociones de Prehistoria General. Ariel. Barcelona.

‒ GILMAN, A. (1984): “Explaining the Upper Paleolithic Revolution”. En SPRINGS, M. (ed.):
Marxist Approaches in Archaeology, pp. 115-126. Cambridge University Press. Cambridge.

‒ RIPOLL, S. (coord.) (2010a): La Prehistoria y su metodología. UNED. Madrid.

‒ RIPOLL, S. (coord.) (2010b): Prehistoria I. Las primeras etapas de la humanidad. UNED. Madrid.

‒ SANCHIDRIÁN, J. L. (2009): Manual de arte prehistórico. Ariel. Barcelona.

‒ TRIGGER, B. G. (1992): Historia del pensamiento arqueológico. Crítica. Barcelona.

Similer Documents