Download Training Futbol 175.pdf PDF

TitleTraining Futbol 175.pdf
File Size6.5 MB
Total Pages52
Document Text Contents
Page 26

26 Septiembre-2010 nº 175

del campo; no es muy rápido físicamente, cierto
también, pero con su complexión difícil es moverse
con más agilidad y velocidad. A cambio, da solven-
cia por alto; sabe jugar en corto y es, simplemente,
un maestro en largo, detalle de valor supremo para
superar el moderno “pressing”; tiene tiro de larga
distancia y, finalmente, es muy hábil y astuto
ocupando el terreno y entorpeciendo el inicio del
ataque del equipo rival.

España no jugó siempre bien. Pienso que, en
realidad, contra Suiza y contra Chile jugamos fatal.
Frente a los suizos dominamos, sí, pero no culmi-
namos, hubo muchos fallos tácticos y técnicos,
y entiendo que “jugar mal” es precisamente eso:
decidir maniobras inapropiadas y/o ejecutar
pobremente, desde el momento que “jugar bien” es
realizar maniobras tácticas adecuadas y ejecutar
técnicamente con precisión.

Contra Suiza se dieron fallos de todo tipo,
especialmente en la faceta ofensiva. Jugamos muy
mal. Contra Chile, pese a ganar, creo que se
ofreció un triste espectáculo en todos los ámbitos,
incluido el ético. Y, desde luego, para ser inferior
como lo fuimos durante gran parte del partido a un
colectivo de menos nivel como es el chileno, y que
estuvo jugando durante muchísimos minutos en
inferioridad numérica, hay que jugar mal, muy mal.

Y creo que en lo que hemos estado menos
afortunados ha sido en ataque, por mucho que se
hable del “tiqui-taca” y similares. España ha
defendido muy bien, con dos centrales impre-
sionantes y dos magníficos mediocentros, además
de una línea de 3 que sabe incordiar y presionar
como nadie. Casillas apareció cuando se le

necesitaba. Pero en ataque creo que hemos tenido
grandes dificultades. Los equipos rivales nos
temen muchísimo y nos esperan replegados.
Hasta Alemania y Holanda nos temen y adoptan un
papel defensivo. Les hemos batido por la mínima,
gracias a que nuestra portería ha estado “a cero”
en los partidos finales. Pienso que la insistencia
en Fernando Torres de inicio no ha sido decisión
acertada. Torres ha evolucionado mucho, cierto,
pero sigue siendo un delantero mejor dotado para
el ataque con espacios y sigue necesitando
muchas ocasiones para anotar; es un jugador
listísimo para encontrar los huecos en defensas
zonales, desde luego, pero quizá no es el idóneo
para abrir el marcador ante equipos muy cerrados.
Quizá utilizar a Llorente como titular nos habría
facilitado inaugurar antes los marcadores y luego
jugar más desahogados. Quizá poner a Villa en el
eje central. Quizá utilizar más a jugadores que
sean extremos antes que interiores y/o exte-
riores… pero también es verdad que contamos
con muchos y buenos jugadores que desde las
alas dividen muy bien a las defensas yendo hacia
dentro (Iniesta, Silva, incluso Villa y Pedro), pero
no estamos tan boyantes en extremos… o Del
Bosque no se decide a utilizarlos.

Creo que, a medida que nuestra Selección
es más y más temida, al compás de sus éxitos,
procede encontrar variantes y alternativas tácticas.
Caso contrario, supongo que nos veremos en los
mismos problemas que sufre a veces el Barcelona:
brillantes y largas posesiones, pero incapacidad
práctica para romper a equipos que se preparan
para enfrentar a interiores-exteriores que dividen
pero no centran y contraatacar a partir de ese
momento. Equipos como Milán, Inter, Chelsea…
han torturado así al Barcelona de Rijkaard, y
también al de Guardiola. Mourinho destaca espe-
cialmente en esas estrategias, pero ya hemos visto
en este Mundial como no es el único. De nuevo: el
modestísimo Chile de Bielsa estuvo bien cerca de
darnos un revolcón… jugando con diez. Y a todos
nos ha quedado la duda de saber qué habría
pasado si Alemania u Holanda hubieran marcado
en alguna de las escasísimas pero claras oca-
siones que tuvieron ante Iker….

ARGENTINA

Cualquier entrenador puede tener un arma
maravillosa si cuenta con inteligencia y voluntad
para mejorar día a día. Pero son muy pocos, se
cuentan con los dedos de las manos, los que
reciben un cheque a fondo perdido en cuanto a

Page 27

27Septiembre-2010 nº 175

una característica impagable en un vestuario, la
credibilidad. Esa credibilidad, imprescindible para
dirigir grupos, la inmensa mayoría de los entre-
nadores nos la tenemos que ganar durante años,
día a día… y en cualquier momento la podemos
perder o ver cuestionada.

Los auténticos “fuera de serie”, los “superclase”
(que son muy poquitos, griten lo que griten los
modernos periodistas charlatanes que se han
hecho con la mayoría de los programas), tienen
esa credibilidad otorgada de forma automática por
su excepcional carrera como jugadores. Muchos
de ellos han sabido utilizarla en su desempeño
como entrenadores, desde Di Stéfano hasta
Cruyff, pasando por Beckembauer. Este último,
por cierto, quizá ha sido el más brillante de todos
ellos en los banquillos (y hasta como dirigente), y
me parece que (al menos fuera de Alemania) se le

ha dado menos valor que a otros que han tenido
menos méritos en esta faceta. Pero bueno, ya
sabemos que vale más caer en gracia que ser
gracioso.

Volviendo al hilo, Diego Maradona ha cons-
tituido una muestra negativa en ese sentido.
Tiene un recorrido en los campos que le ha hecho
acreedor a una extraordinaria credibilidad por parte
de los jugadores, especialmente entre sus compa-
triotas, pero toda la ha tirado por la borda de forma
lamentable. Mucha gente acogió con escepticismo
su nombramiento como seleccionador, pero es
tanto su carisma que pese a su turbulenta vida se
le concedió ese nombramiento, pasando incluso
por encima de sus penosas experiencias en los
banquillos del Deportivo Madiyú y del Racing Club
de Avellaneda.

Un gran número de periodistas, claro, saludó
alborozado ese nombramiento, porque, hubiera o
no duda de la validez de Maradona para el cargo,
una cosa era segura: titulares estrambóticos
asegurados, un día sí y el otro también, y de esos
titulares es de lo que vive la prensa llamada
“deportiva”, que cada vez se parece más a la “del
corazón”, por desgracia. Y el periodismo crea y
publica opinión.

Afortunadamente para el fútbol, el desempeño
de Argentina bajo Maradona acabó en un ridí-
culo inmenso ante un equipo bien armado y bien

�Afortunadamente para el
fœtbol, el desempeæo de
Argentina bajo Maradona acabó
en un ridículo inmenso�

Similer Documents